Imaginen que alguien tiene un sueño, un sueño un poco loco eso sí; y que después de muchos esfuerzos y sacrificios ese sueño se cumple.
Pues ya pueden dejar de imaginar y acompañarnos dentro del sueño de Benito, porque su sueño tiene un nombre, "EL VAGON DE BENI".

En el año 1987 Benito Celestino, propietario del restaurante, tuvo la idea de reformar un antiguo vagón de tren, para rememorar los antiguos coches-restaurantes Wagon Lits en donde la comida, el placer de viajar y el lujo se mezclaban.

Su idea surgió de combinar las dos grandes pasiones de su familia, las restauración por parte de la familia de su mujer y los vagones de tren, a los que han estado ligados sus hermanos durante años.
 
Por este motivo  en el año 1989 adquirió el primer vagón de tren ,” El Vagón Grande”. Un vagón de madera de 1931, que compró en los desguaces de Renfe. Pasados un sin fin de problemas, propios de una tarea tan ardua como es el traslado de un vagón de 35000 kg hasta Hoyo de Manzanares, comenzó un proceso de años de duro trabajo, en los que compaginó su trabajo como litógrafo con el de restaurador.


Siempre cuenta Benito, que el Vagón se hizo en sus pocos ratos libres, por eso en un principio se pensó en llamar “La estación de los Ratos” como así lo demuestran las locomotoras serigrafiadas en los cristales interiores del vagón.


Después de este largo procesó, en el año 1994 da comienzo la andadura del vagón como restaurante. Consolidándose como una referencia indiscutible en la sierra madrileña.


Pero Benito, hombre incansable, siempre apoyado por su mujer, María del Carmen, no deja aquí su proyecto y se decide a adquirir años más tarde un nuevo Vagón de tren.
Un vagón de vía estrecha, que data del año 1890, procedente de una finca en Majadahonda y en el que viajo Alfonso XII durante una visita a Cataluña, “El Vagón Pequeño”.


También se remodela la terraza anexa al Vagón, para conseguir un ambiente más ferroviario si cabe, e intentar trasladar a nuestros clientes a una estación escondida en la sierra de Madrid.


Nuestra última adquisición, es un club privado de fumadores, "La chimenea del Vagón", para que nuestros clientes disfruten de una velada relajada después de comer.


Todo este marco quiere propiciar que las sensaciones que experimenten sean placenteras y que los platos  que realizamos, escogiendo con mimo las mejores materias primas y preparándolas con su buen saber hacer por nuestro equipo de cocina, hagan de  su estancia con nosotros un viaje distinto, divertido y especial.

Esperamos que disfruten del placer de viajar en nuestro pequeño Orient Express!!